Pilates para embarazadas

La gestación es el período de tiempo que transcurre desde la fecundación hasta el parto. Durante este período se producen determinados cambios físicos, funcionales y psicológicos compatibles con la salud. Tras el parto comienza el puerperio, fase en la cual los cambios producidos durante la gestación pueden permanecer o variar (Asociación Española de Matronas, 2015). Algunos de éstos pueden convertirse en disfunciones si no son tratados correctamente.

En los últimos años se ha incentivado a la mujer para realizar actividad física durante este periodo como método preventivo en las lesiones relacionadas con el suelo pélvico, destacando el método Pilates.

¿Qué es el pilates en el embarazo?

El pilates es una técnica de entrenamiento físico que logra el perfeccionamiento de la conciencia corporal, la relajación de la musculatura, logrando la correcta alineación corporal, la tonificación muscular y la recuperación de la flexibilidad en todo el cuerpo.

Cada ejercicio se elabora alrededor de unos principios básicos: relajación, concentración, respiración, alineación, centro de fuerza, fluidez de movimiento, coordinación y resistencia.

Se recomienda comenzar durante el segundo trimestre, cuando el abdomen comienza a crecer y las articulaciones están más flexibles, la mujer toma conciencia de su verdadero estado, empieza a estar más próximo el momento del parto y busca cuidados saludables para ella y su futuro hijo. Además, en estos momentos el cuerpo necesita tonificación y preparación física para prevenir problemas y prepararse para el tercer trimestre y el parto.

Entre sus beneficios más importantes están los siguientes:

· Fortalece y tonifica la musculatura

· Disminuye el dolor de espalda que es muy común en el embarazo.

· Fortalece y plastifica el suelo pélvico, para que sea capaz de tener la elasticidad necesaria y la fuerza para no romperse.

· Facilita el pujo, al saber donde hay que orientarlo y la respiración que utilizar.

· Previene disfunciones uro ginecológicas como prolapsos e incontinencias urinarias

· Mejorar la conciencia corporal y promueve una buena postura antes, durante y después del embarazo

· Estimula la circulación sanguínea.

· Mejora el control de la respiración

· Mejora la autoestima y el estado anímico

· Después del parto, la recuperación es mejor y más rápida.

Los comentarios están cerrados.